Transformando Sonrisas: un caso de éxito de ortodoncia en niños, (7 años).

En el mundo de la odontología infantil, cada caso es único y representa un reto diferente para corregir problemas de salud y estética en cuerpos en pleno desarrollo. Y hoy os queremos contar el caso de una niña, que abarca algunos de los problemas que más frecuentemente nos encontramos en las bocas infantiles.

Esta historia nos permite entender cómo la ortodoncia puede resolver problemas comunes de forma rápida y cómoda, especialmente para nuestros pequeños pacientes.

Cuando llegó a la clínica descubrimos varios problemas. Uno de los más importantes era el apiñamiento dental, lo que significa que sus dientes no tenían suficiente espacio para erupcionar correctamente. Además, presentaba incisivos laterales superiores inclinados hacia adelante, una mandíbula corta con la barbilla metida hacia adentro y una mordida cerrada, donde los dientes superiores cubrían excesivamente los inferiores.

Tras evaluar el caso decidimos realizar un tratamiento de ortodoncia con alineadores, la más idónea para corregir estos problemas. El proceso duró 13 meses y los resultados fueron visibles desde etapas tempranas, tanto a nivel estético como de salud. Pero lo más importante es cómo mejoró su calidad de vida.

Primero, logramos expandir y desarrollar sus arcadas dentarias para generar el espacio necesario tanto para sus dientes presentes como para los que estaban por salir. Esto no solo mejoró la estética de su sonrisa, sino que también garantizó un correcto crecimiento dental en el futuro.

Además, logramos alinear los dientes de manera efectiva, corrigiendo la inclinación de sus incisivos y asegurando una distribución adecuada de su mordida.

Uno de los aspectos más significativos del tratamiento fue el avance mandibular que experimentó. Su mandíbula creció en sentido antero-posterior, mejorando significativamente su perfil facial y proyectando una barbilla mucho más bonita.

Pero quizás el cambio más notable fue la apertura de su mordida y la liberación de la mandíbula de bloqueos.

Ahora, la niña disfruta de una mordida funcional y una mayor movilidad en su mandíbula, lo que contribuye a su bienestar general y a su capacidad para comer y hablar con comodidad.

Este caso representa no solo un éxito en términos de ortodoncia, sino también un testimonio de cómo la atención temprana y los tratamientos adecuados pueden transformar la vida de nuestros jóvenes pacientes.

Si algún peque de tu familia muestra alguno de estos problemas, llámanos, podemos ayudaros a solucionarlo de forma rápida, cómoda, efectiva y duradera.