10 Consejos para cuidar tus dientes en Navidad.

En Navidad, muchas rutinas alimentarias quedan suspendidas, comemos de más, bebemos de más y lo disfrutamos. Pero debemos ser conscientes de que muchos de los alimentos que ingerimos y el cambio de rutinas pueden afectar considerablemente a la salud de nuestra boca y de nuestros dientes. 

Por eso, estos días, debemos extremar nuestros cuidados especialmente si tenemos algún implante, prótesis, aparato o si tenemos problemas de encías, de sensibilidad, etc.

Así que te vamos a dar unos consejos muy simples para que disfrutes de la Navidad pero sin dañar la salud de tu boca.

1. Lo primero, dentadura en condiciones.

Si tienes tiempo antes o incluso durante, lo principal es encarar la Navidad con una revisión recién hecha. Porque de esta manera si hay algún problema, o un problema que asoma, se pueden poner remedios o evitar situaciones concretas como las que vamos a describir ahora. Así, las probabilidades de sufrir un problema durante la Navidad se reducen ampliamente.

2. Los dulces y el azúcar.

La Navidad es una temporada de dulces, y dulce significa azúcar. Los turrones, los chocolates, el roscón, los mazapanes… Consumimos mucho más azúcar y eso hace aumentar el riesgo de padecer caries.

Intenta reducir elconsumo de estos productos y si tienes la posibilidad límpiate los dientes inmediatamente después.

3. Cuidado con las Roturas.

En Navidad la rotura de dientes es, con mucha diferencia, la más alta del año. Hay tres causas principales, el turrón duro, el marisco con cáscara, que mucha gente se empeña en romperlo con los dientes en vez de con los instrumentos diseñados para ello, y por la descabellada idea de abrir “cosas” con los dientes. Mucho cuidado por favor.

4. Las manchas en los dientes.

En Navidad también aumentamos el consumo de vino tinto, de café, de grasas o incluso de especias. Y son alimentos que generan manchas en el esmalte. De nuevo lo ideal es limpiarse los dientes inmediatamente después de su consumo. Aunque, afortunadamente, este problema tiene solución acudiendo al dentista para una limpieza y blanqueamiento. Pero si puedes evitarlo, mejor.

5. La temperatura.

La sensibilidad dental podría no parecer algo que se agrave con la Navidad, pero es así. Tomamos sopas muy calientes que nos reconfortan del frío y son un clásico como entrante, lo acompañamos con bebidas en ocasiones muy frías, tomamos postres muy fríos…

Si tienes sensibilidad dental o problemas de encías, además de sentir dolor, estos cambios pueden agravar el problema.

6. La limpieza en general.

El elemento fundamental, pero hay un problema. ¿Cuántas veces comemos o cenamos fuera de casa durante estas fechas? Resultado: no nos lavamos los dientes cuando corresponde y eso genera problemas. Por lo tanto, lo ideal es que te lleves un kit de higiene bucal, que entra en cualquier bolsillo y así puedes cepillarte los dientes después de comer, estés donde estés.

7. La limpieza en particular (antes de dormir).

En Navidad tenemos más tendencia a pasar tiempo fuera de casa, a estar en la calle, a picar entre horas… Por lo tanto, que la limpieza antes de irte a la cama sea a conciencia, con hilo dental, colutorio y sin olvidar la lengua, es fundamental.

8. Los buenos alimentos.

Las celebraciones son celebraciones y normalmente no nos privamos de nada, y tampoco te lo vamos a pedir, pero en el resto de comidas podemos tratar de compensar un poco los excesos.

Bebe agua para evitar la sequedad y mejorar la producción de saliva. Bebe leche para reducir los niveles de acidez tras los dulces. El té verde ayuda a prevenir las caries. Las verduras crudas también mejoran la producción de saliva. La manzana contribuye a eliminar la comida entre los dientes. Y, por cierto, todo esto es también muy bueno para tu organismo.

9. Un aporte de Vitaminas.

Si estamos concienciadas a contrarrestar los excesos, también podemos aumentar el consumo de vitaminas como a la A, C, D y K, tomar proteínas, minerales como el calcio y el flúor y, además, se puede hacer de forma natural con frutos secos y semillas como las almendras, las pipas, o las semillas de calabaza que nos aportan estos elementos de forma natural y sabrosa (obviamente que los frutos secos no hayan sido endulzados con miel caramelizada o azúcar).

10. Si fumas, reduce.

Y por último, ya que afortunadamente esto no es para todo el mundo, y cada vez es menor el número, fumar. Novoy a hablar de los elementos negativos de ello ya que los conoces, pero en las festividades y las comilonas los fumadores lo hacen con más intensidad, lo que disminuye la oxigenación del tejido, el envejecimiento prematuro, deteriora los tejidos que rodean a los dientes, los manchan…

Disfruta de las Navidad, pero hazlo con salud.

Estas fechas son para celebrar y para disfrutar, pero no nos cuesta nada seguir estos sencillos consejos que la salud de nuestra boca lo va a agradecer mucho. Y si tienes cualquier problema o necesidad, llámanos, estaremos encantadas de ayudarte en todo lo que sea necesario.